jueves, 5 de septiembre de 2013

Socialite - dormir

Uno de esos dias el llamado de los agentes nocturnos cesó sin que me interrumpiera de la misma manera en que habian llegado, partian de la fotografia que tenia en el estante y generalmente relacionados a mis anhos de estudiante -me encontraba escribiendo acerca del mundo comercial del arte por esos dias, es la unica relacion que tengo con el tiempo en que se sucedieron-, venian luego de que apagara la ultima luz de la casa solo para asustarme. Y asi me sentia cada vez que me acercaba a retirar mi siguiente novela en espera: triste y miedosa.
Me levante un dia por el ruido que mi hermano dice que es hablar pidiendome la llave del baul que guardabamos en el atico, su figura a contraluz en la puerta y la silenciosa marea de pensamientos dejaron un corredor para una idea: ayer dormi toda la noche, trate de recolectar mis acciones desde que apague el televisor, la tablet y me meti a la cama, habia cenado una taza de cafe y pan, estaba dentro de la cama con las luces apagadas, cerre mis ojos y junte mis rodillas hacia mi pecho en posicion fetal, gire un poco la cabeza de modo que se dirigiera al techo y mis brazos tendidos a los lados no perturbaban mi posicion, cerrados los ojos inmediatamente -creo yo- dormi. Dije un par de cosas aun metida entre las sabanas y regrese a esa idea, los agentes nocturnos se habian ido, ayer -me preocupe-, tambien ayer dormi toda la noche. Y el dia anterior a ese, trate de reunir todos los acontecimientos, fue la noche anterior que acaso estuve sosteniendo mi linterna intentando encontrar en ruido que partia del estance pero que parecia estancado debajo del escritorio, miraba fijamente las maletas en el closet esperando que algo saliera huyendo, sin la confianza de estar imaginandolo todo, sin la razon de mi lado, fue la noche anterior a esa en que escribi con un dolor punzante en el lobulo izquierdo, dudaba, no sabia cuando habia empezado o terminado. Segui durmiendo.
Por si acaso deje de escribir sobre mis colegas en la escuela de arte.

No hay comentarios: