martes, 20 de diciembre de 2011

umbral -2

Los heraldos negros que nos manda la muerte, es la muerte misma quien se ha interpuesto en un camino sinuoso que pensaba llevar tan alegremente, solamente a dos meses de distancia. Cosas que no llegarán, como en una película que se transmite desde el final, se van alejando los planes, cosas que hablamos ayer, discusiones que tuvimos sobre la mesa, con un lápiz y un papel íbamos trazando. se ha ido todo en un movimiento violetno de parpados, mientras las manos escriben sobre la mesa fantasmas del futuro. dibuja la mente los caminos que se diluyen en el aliento que dejan nuestras palabras. desde ahora ya no cuento con nada, simplemente voy a verte desparecer de a pocos ante mis ojos, mientras pueda verte, que seamos felices en lo que queda, que todo lo que pensamos no se hará jamás.

No hay comentarios: