sábado, 1 de octubre de 2011

stright back: la galerista, el pintor, el groupi

No me imagino.
Mister T me había dejado una remolino de pensamientos: cómo imaginas tu vida?
Sólo porque el hombre rana lo había dejado con los crespos hechos sin su viaje a San Francisco. Mister es un pobre periodista que vive de las personas que alguna vez conoció cuando tenía dinero.
El senhor Pinguin tenía cierto aprecio por la manera en que atraía curiosidades y le dio una oficina y un contrato. Yo apenas imaginaba que un día podíamos irnos a tomar una cerveza al club que está frente al manr, ir a celebrar la publicación de su libro al country, tomar un pisco en el hotel bolivar, esas cosas, salir con mister T.
Llegue a la galería con las manos vacías y me senté frente a mi amiga, la galerista. Ella estaba por recibir a uno de esos pintores que se ponen de moda con facilidad y con la ayuda de ella persisten en el tiempo. Entró el hombre:
-Hola, querida.
-Hola, qué tal todo?
-Todo bien, todo bien.
Se sentó en la otra silla.
-Te conozco? me pregunta mirandome sobre el hombro. Oh si, te vi con xxx (mister T) en la librería crisol.
-se conocen entonces? dijo la galerista para intercambiar canapés de adulaciones.
-oh. dije yo. no recuerdo muy bien, es probable, xxx (mister T) y yo nos conocemos hace tanto... -desde que pasé por la oficina del senhor Penguin y lo vi en la recepción-
-yo lo conozco, no mucho, pero nos encontramos una vez en la casa del embajador de espanha, en un coctel, qué agradable en la conversación, que culto, además, lo conoces? le preguntó a la galerista.
-oh no, yo apenas voy a cocteles con "artistas", el otro día estuvo por aquí, recuerdas? hhh, tan delicado como siempre, resulta que se conocían, que coincidencia.
-ah, a él no lo conozco muy bien, pero a xxx (mister T), lo conozco, lo conozco, tiene un perro labrador como yo. dijo y se sacó la chalina y la dejó sobre su regaso, me pasó la posta para sacar de debajo de mi manga algún conocido.
-lo conozco hace tiempo a hhh, desde la universidad -desde que le presté un lapicero para llenar su formulario de la biblioteca-, pero qué es una amistad de anhos comparada con la química de dos personas de la misma profesión, las amistades de juventud son casuales, las que vienen despues son las importantes, más causales.
-ah las amistades, es tierno pensar que son corpóreas y hasta transferibles en el tiempo. dijo la galerista mirando el reloj.
-lo salvan a uno de apuros en momentos como éstos.
-cómo cuales? preguntó el pintor metiendo la mano en el saco y sancando un cigarro, la galerista buscó un encendedor en el cajón y se lo alcanzó.
-cuáles que?
-qué momentos?
-en que nos presentamos.
la galerista echó a reír, como si le hubieran recargado las pilas sólo segundos antes. me hizo recordar cuando mister T me dió un jalón en plena calle para hacerme ver desde una esquina al editor de su revista intentando besar a la secretaria en un restaurante del centro de lima.
el pintor quedó en completo desconcierto.
-osea que te nos veremos por ahí, me dijo, mientras sigas siendo tan culturoso.
qué grosero, pensé, y creo que lo dije porque la galerista me abrió la puerta muy rápido.

No hay comentarios: