jueves, 6 de enero de 2011

frozen little bird


Estaba volando de izquierda a derecha del río, iba de un jardin con calendulas a la cima de un torreón donde almacenan cemento, el viento me empuja hacia el este, y yo, que no le temo a la temperatura me imagino que soy un avion que puede cruzar el atlántico en doce horas y llevar ambiciones con ellos, que tengo luces que alumbran las tormentas en el artico y que sé medir el contenido de humedad en el aire con solo seis antenas. me imagino mientras me aventuro a una vuelta mas sobre las turbulencias del thames, que puedo manejar mi destino, que puedo, como de sorpresa explotar, dejar un halo de humo detras de mi para trazar mi camino hecho, me doy cuenta que soy muy peque;o para ir ahi donde los amaneceres tienen el color puro, donde los algodones son llanos enteros, donde el silencio interrumpe los pensamientos secretos.
Mi corazón no habia dejado de latir fuerte entusiasmado por mi logro nocturno de atravesar una vez mas mis expectativas cuando en un rincón secreto de mi oido sentí un susurro, un so;ador que me gritaba, me detuve en el aire para prestarle atención, y me dijo:
De todas las cosas que imaginas que es posible, solo algunas, muy pocas lo son, la mayoría son imposible, sino todas en un dia gris de lluvia. de esas pocas que crees posible, unas cuantas van a necesitar mucho trabajo, otras tiempo inmesurable, y otras ganas y actitud. ninguna de ellas contempla el sentimiento, ninguna envuelve las pasiones hacia otras personas... porque empatar la ficción con la realidad es imposible.
estar preparado para el fracaso es un hecho, el fracaso es un hecho, solo hay que esforzarse mucho en no hacerselo saber.
mis alas dejaron de moverse y mi cuerpo cayó en la fria corriente, arrastrándome hacia el oceano, a donde van los que no saben volar.

No hay comentarios: