jueves, 12 de agosto de 2010

la cueva


en general la gente no me gusta.
asi como no me gustan las machas (q felizmente estan en peligro de extinción) y tampoco compartir mi comida, puedo compartir un buffet o un plato común pero nunca un plato que está nominado a mi nombre y de el que luego alguien quiere aprovecharse; asi como tampoco me gusta que tomen de mi vaso o que me den la mano para saludar, esas necesidades de contacto fisico en circunstancias sociales me revela falta de soberbia; asi como tampoco me gusta explicarme ante las personas.
me gusta menos las conversaciones que tienen en lugares publicos, aburridas mezclas entre aspiración y resignación, no hay nada interesante en los detalles de una vida solitaria o pretensiosamente social. todos, absolutamente, circundan los mismos ejemplares, extra;an las mismas cosas, odian las mismas cosas y producen los mismos efectos, toda producción está anunciada.
en general, la gente me parece necesaria y no por ello relevante.
en general, el contacto social con otro ser humano se debe a la inercia.

No hay comentarios: