martes, 15 de junio de 2010

todos somos freaks


El me pareció bastante intrigado por lo que acababa de decirle. Le dije que no me hacía ninguna diferencia que el fuera un escritor y que tuviera tantos libros en su casa. Tenía muchos, creo que andaba enredado con todo lo que había leído, se gastaba las hojas de la biblia para fumar, una vez me dijo que había probado cocaína pero no le creí, lo dijo con demasiada calma, como cuando hablaba de las mujeres con las que salía, todo mentira. lo sé porque cuando hablaba de las citas se ponía tenso y se sentaba a mitad d ela historia y se comía las u;as, mirando el piso. no se si le cuenta eso a todo el mundo pero parece que le divierte que lo escuche sin decirle nada, porque nunca hablo de lo que no sé.
Seguía intrigado acerca del cura, no me sentía con el ánimo para contarle nada del pobre cura, estaba cocinándole un estofado pero no sabía si se lo comería o no. el estaba sentado otra vez en su escritorio, desnudo, escribiendo en su máquina. alguna vez me dijo que le tomara una foto pero yo con esas cosas no quiero tener nada que ver.
quería irme, quería ir a la comisaría a ver qué le había pasado a enrique, pensé tambien que podríá alcanzar a victor en su trabajo, hacía solo dos semanas que lo vi en supermercado, comprando cerveza, había cambiado un montón, claro no son pocos veinte a;os, no sé me pareció que podría ayudar.
el escritor me volvió a preguntar sobre el cura.
-porque los escritores y los curas estan sujetos a la omnipresencia de la fé.

2 comentarios:

carlos lavida dijo...

Serán distintos los celibatos?

ep dijo...

los celibatos puede ser sólo en dos cosas: dejar de serlo o seguir siendolo. por lo tanto, tambien.