lunes, 24 de mayo de 2010

bienvenida la microfibra: Intro


en mayo del dos mil siete, siete a;os despues de que conociera a Q, llegaron a mi bandeja de entrada cerca de trece fotos... fotos en las que se veía a Q teniendo ardorosa escena sexual con P. habia una en la que ella estaba sentada en la cama con un broche de plumas -de quetzal- colgado de su cabello, pero su rostro estaba cubierto por la sombra de una cortina, sus piernas estaban doblada como en descanso; había otra en la que ella estaba recostada de espaldas y abrazada un poco sobre el pecho de Q. habia una en particular que llamó mi atención: era la penetración de Q a P en un enfoque cercano en la que se veían los lunas que P tenía en la nalga -ella estaba apoyada en sus codos mirando las sabanas purpura de la cama y él tenía una mano en su espalda y la otra, me imagino, en la camara.
en el dos mil siete yo no sabia que P tenía lunares en la nalga, y tampoco que Q era aficionado a las porn fotos. Yo solo había caido redondita a una cita con un poema que hablaba de los lunares de perdición en una nalga que no era la mía.

De como conocí a Q
Me senté en la mesa del comedor con un cigarro en la mano para llamar la atención, felizmente nadie se tomaba en serio la ley 27... y no se cuantitos para fumadores yno fumadores. yo no era fumadora, sólo lo hacía por impresionar. habian servido ese dia cerca de trecientas calorias en una sopa aguada de fideos entrefinos y zanahorias mal peladras, cerca de mil trecientas en una mazamorra de harina y azucar, y otras no se qué en un trozo de zuela que tenía el aspecto de un higado vilioso. me puse una botella de agua para bajar el efecto explosivo de lo que me iba a ingerir y empecé a comer.
Q se acercó a mi mesa con su bandeja de comida y me preguntó si había asientos libres - en una mesa de cuatro vacía. levanté la mirada con angelical compostura y le se;alé los otros tres asientos, volvía mi sopa y él sin evitar el gesto se sentó. para cuando terminamos de almorzar ya estaban levantando las sillas del restaurantes, habían llegado hasta el quinto a;o de educación primaria, pasado por la prueba del amor, las lecturas de filosofía, las mentiras mas comunes a nuestras mamitas y el peor día de nuestras vidas, me había recomendado una pelicula y yo una novela, me dejó una flyer para una exhibición y yo sólo mi dirección de correo.
A Q lo conozco toda la vida.

De como conocí a P
Cuando entre al cuarto a;o de secundaria una ni;a delgada y con u;as largas llegó a la clase, me acuerdo que iba casi como interdiario a ver a la madre superiora porque siempre las llevaba pintadas. La sentaron a mi lado porque solo mi carpeta -de dos asientos- estaba siempre vacía. estaba vacía basicamente porque Clarin le dijo al resto que la mande al diablo cuando quizo que la acompa;e a su casa. en ese tiempo solo podia mandar a la gente al diablo.
P no entendía nada de lo que le decía, de los flashback, de los personajes, de las sinecdoques, de metáforas, de figuras literarias de autores de revistas de nada. a ella le gustaba pintarse las u;as y hablar de chicos, era simple. y lo mejor de eso era que no pretendía como el resto que no le importaba. a ella le gustaban los muchachos y no perdía el tiempo en otras cosas que no fueran lo que le gustaba. asi que había dos temas en los cuales pasabamos el tiempo, chicos y libros.

No hay comentarios: