sábado, 6 de marzo de 2010

la cueva


Cómo se pueden mantener conversaciones que sabes que tendrán la misma respuesta. Cada vez que al otro lado se escucha una voz, ya sabes qué palabras seguirán. no es poca armonía, es lo absurdo. es como repetirme, aburrirme, ni siquiera argumentar.
todas las conversaciones son inútiles.
si he escapado, hoy no lo creo. siento que soy presa de esa apatía, a la que solo parezco apegarme por cari;o, porque no me di cuenta antes de que no me gusta.
no quiero volver.
no quiero volver a nacer ahí.
no quiero morirme.
escucho la voz que detrás del agua fria que chorrea en la cara agrietada, decía entre dientes que así era su destino, y así iba a permanecer.
no me he ido a ninguna parte. sólo me he escondido.
no quiero irme ni regresar.

2 comentarios:

carlos lavida dijo...

Solo hay pocas cosas de las que vale la pena hablar, pero,,, no entiendo a qué te refieres con exactitud. Eso si , a veces es mejor quedarse quieto.

ep dijo...

a que aveces no te das cuenta de la apatía en la que vives, sino hasta que te desacostumbras.
saludos