domingo, 8 de marzo de 2009

la felicidad en los rieles del tren

cómo es que cambian la vida los libros cuando en nuestro primeros a;os empezamos a ver el mundo y a leer con sorpresa, fue porque no sabíamos lo que ya sabemos.
en este tiempo todo lo que se diga termina, sólo el silencio es perpetuo.
cada vez menos y más dificil me quedo mirando la vida entre las líneas, han de sangrar o han de vivir en eterea felicidad para que prohiba a mis ojos seguir viendo lo que hemos pasado en el circuito donde la vida se tornó de posibilidades a desiciones.
porque sabemos que hasta no decidir nada es una desicion tomada y una puerta menos, al menos.
entiendo perfectamente cuando la cáscara de palabras intenta disimular lo incípido que se ha puesto todo sólo porque los ojos vieron mucho muy pronto.
si alguno cayera en los rieles del tren, qué va pasar?
todo por placer nada por catarsis.
si algunos se mete entre las ruedas ardiendo y el metal enfurecido, que va pasar?
lo infinito empieza.
entiendo cuando necesitamos una sacudida violenta para dejar de saberlo todo, pretenderlo todo y ser otra vez un tazón de moras en octubre.
a todos les gusta la pulpa.
no quería cambiarles la vida pero eso no se puede hacer escondiendo el alma.
si alguno deja la pasión en los rieles del tren, qué va pasar?
tal vez será porque ahí se esconde la felicidad.

No hay comentarios: