jueves, 1 de enero de 2009

a vallejo

fue un acto totalmente egoísta aquel de ir a verle, como haber escrito una notilla en un pedazo de papel de cuaderno del gobierno aprista a mitad de los ochenta, un papelito que se metio en la pata de la cama de lata en la habitacion con piso de tierra. mirar cada cierto tiempo si es que el tiempo no es tan furioso de hacer cancelar con sinsabores los tontos sue;os. lo tenia apuntado en la libreta con tapa del Beso de Klimt, los que lo cambian todo tienen que acompa;arnos a enfrentar esas ilusiones. Camine largo y ansioso recorrido en las calles de cementerio, mirando las hojas del oto;o, no era viernes ni jueves, sino un domingo en paris, un domingo eterno, no me sente a la vera de los recuerdos, mas bien lo miré y fue como estar un rato con él, un momento, y cómo me hubiera gustado llevarme de la mano a Julio, para que se fume un puchito y se ria de las piedritas y los tickets de metro, cada uno lo quiere como puede, lo necesitamos o lo adoramos. yo en el mas egoista de los sentimientos le digo: no estés triste, tontamente. ahora puedo tirar la nota a la calle, y guardar la libreta, que tu compa;ia existe.

No hay comentarios: