martes, 16 de diciembre de 2008

al perfecto le gustan los gatos

eran cerca de las 7pm, parada en la puerta con mi cara palida y las manos justo frente a mi boca, tratando de calentar con el aliento los dedos petrificados. él me mira y por tres segundos quisiera haber preguntado otra cosa en lugar de esta cerrado? y una vez que me deja entrar se detiene unos segundos mirandome, como siempre hay que decir, tanto que me intimida; y yo, no me mal entiendan, estaba enviando un mensaje a mi flatmate porque nos quedamos sin electricidad, con el telefono en la mano y un mensaje a medio escribir, me dice algo, algo como pero si quieres... o quien sabe que? aveces no entiendo una silaba, y yo, y aqui viene el motivo de este envio sacrilego que atenta contra todo, solo respondo de la manera mas... como decirlo... no hay manera de decirlo, digo que? y el dice, y ahi entendi claramente, no importa, y se da media vuelta. a la mierda.

No hay comentarios: